Semper Reformanda

Blog

Escatología: ¿qué es? ¿cómo se clasifica? ¿cuál es su propósito?

septiembre 19, 2017

Escatología: ¿qué es? ¿cómo se clasifica? ¿cuál es su propósito?

Escatología: ¿qué es? ¿cómo se clasifica? ¿cuál es su propósito?
Escrito por: Pastor David Salgado
Director @ Semper Reformanda

¿Qué es la escatología?

Escatología viene del griego “eschatos” que significa “último”, y “logos” que significa “tratado o discurso”. El término se refiere al estudio de las últimas cosas; entonces podemos decir que la escatología es la parte de la teología que se encarga del estudio de las últimas cosas. Tiene que ver con lo que sucederá al final de todo, tanto en la vida del individuo como en el universo.

William Hendriksen dice en su libro “La Biblia, el más allá y el fin del mundo”: «Se llama escatología al estudio sistemático de lo que la Biblia nos ha revelado respecto a nuestro futuro individual, respecto al futuro del mundo y respecto a la humanidad en general. La escatología es la doctrina de la consumación»1

Cuando se habla de escatología, la mayoría de personas suele presentar dos reacciones: por un lado, la de indiferencia y a veces hasta rechazo, ya sea porque muchos no la entienden o porque simplemente no la consideran importante para su vida cristiana; la otra reacción es la de obsesión compulsiva, porque ven la escatología como la guía de predicciones de los eventos futuros. Pero estas dos formas de reaccionar suelen venir de un mismo problema: la división práctica entre el evangelio de Cristo y la escatología.

Al prestar atención nos damos cuenta que la escatología popular no se relaciona con el evangelio de Cristo; pero el evangelio tiene todo que ver con la escatología, y la escatología tiene todo que ver con el evangelio.

La escatología tiene que ver con llevar a la creación y a la humanidad a su destino original propuesto por Dios; la escatología tiene que ver con la victoria de los propósitos de Dios.

La escatología no tiene que ver con otra cosa que no sea el evangelio de Cristo. Tiene todo que ver con la cruz de Cristo, con la Iglesia de Cristo, y con la venida de Cristo. La escatología tiene todo que ver con el evangelio que proclama el propósito de Dios de “por medio de Cristo reconciliar consigo mismo todas las cosas... haciendo la paz mediante la sangre de su cruz” (Colosenses 1:20). La escatología tiene que ver con “reunir todas las cosas en Cristo, las que están en los cielos y en la tierra” (Efesios 1:10). La escatología tiene que ver con la súper exaltación de Jesucristo, del nombre sublime que se le ha dado, nombre sobre todo nombre, de la adoración de la creación entera a Cristo y de la proclamación de que Jesucristo es Señor, todo esto para la gloria de Dios (Filipenses 2:9-11).

Por eso me parece acertado lo que dice José Grau en su libro “Escatología Final de los Tiempos”: «Creemos que sólo puede haber esperanza allí donde hay escatología; de ahí que la fe cristiana sea, sobre todo, una fe escatológica esperanzada, una mirada lanzada al futuro desde el presente, una actividad iniciada en el aquí, con la firme certeza de que el ahora, el tiempo actual, no agota su significado, sino que por el contrario, todo su sentido le viene de la plenitud escatológica a la que tiende sin cesar».2

Acerca de esto Hank Hannegraff escribe: «Más que ser una simple rama del árbol teológico, la escatología es la raíz que provee la vida y el esplendor de cada fibra de su ser. En otras palabras, la escatología es el hilo que une el tapiz de la Escritura en un patrón armonioso. Es el estudio de todo lo que deseamos y esperamos».3

Algunos teólogos han afirmado que la Escatología es el conjunto de la teología, o mejor dicho, la teología en su conjunto es Escatología. Karl Barth dijo:

«Si el cristianismo no es enteramente escatológico en su conjunto, entonces no queda en él relación de ningún tipo con Cristo»

¿Cómo se clasifica?

Son muchos los autores que clasifican el estudio de la escatología en dos: Individual o particular, y colectiva o general.

Louis Berkhoff dice lo siguiente acerca de la Escatología Individual: «Los eventos nombrados deben constituir el todo de la escatología en el sentido estricto de la palabra, y sin embargo no podemos hacer justicia a esto sin demostrar cómo las generaciones que han muerto participarán en los eventos finales. Para el individuo el fin de la existencia presente viene con la muerte, la cual nos transfiere por completo desde esta edad presente y lo introduce en la futura. Hasta donde tiene que ver su remoción de la edad presente con su desarrollo histórico, el individuo queda introducido en la edad futura, la cual es la eternidad. En la misma medida en que hay un cambio de localidad, hay también un cambio de edad (aeon). Las cosas que se relacionan con la condición del individuo entre su muerte y la resurrección general, pertenecen a la escatología personal o individual. La muerte física, la inmortalidad del alma, y la condición intermedia demandan que las discutamos aquí. El estudio de estos asuntos servirá para relacionar la condición de aquellos que mueren antes de la venida del Señor (parusía), con la consumación final».4

Y acerca de la escatología general, dice: «El nombre ‘escatología’ llama la atención al hecho de que la historia del mundo y de la raza humana alcanzará finalmente su consumación. No es un proceso indefinido e interminable, sino una historia verdadera que se mueve hacia un final divinamente señalado. Según la Escritura ese fin vendrá como una potentísima crisis, y los hechos y eventos asociados con esta crisis forma el contenido de la escatología. Hablando en forma estricta, estos acontecimientos determinan también los límites de la escatología. Pero debido a que otros elementos tienen que incluirse bajo el título general. Se acostumbra hablar de la serie de eventos relacionados con el retorno de Jesucristo y el fin del mundo como los elementos que constituyen la escatología general, una escatología en la cual están incluidos todos los hombres. Los asuntos que llamarán nuestra consideración en esta división son, el retorno de Cristo, la resurrección general, el juicio final, la consumación del reino y la condición definitiva tanto de los justos como de los injustos».

Por otra parte, Jürgen Moltmann divide esta parte de la teología en Escatología Personal, hablando específicamente de la vida eterna; Escatología Histórica, hablando del Reino de Dios; Escatología Cósmica, en la que habla de la Nueva Creación; y Escatología Divina, abordando el tema de la gloria de Dios. 5

Este autor hace este estudio teológico, bíblico y filosófico desde el punto de vista de la Teología de la Esperanza. De esa manera, este autor dice, acertadamente a mi criterio, que no debemos considerar la Escatología únicamente como el estudio de las últimas cosas o el estudio de los eventos del fin, sino que debemos entender la Escatología en sentido cristiano. Para Moltmann, entender la escatología en sentido cristiano significa que la escatología cristiana «es la esperanza que recuerda al mundo la resurrección de Cristo crucificado, y por eso habla del nuevo comienzo en el final de la muerte. ‘El final de Cristo fue siempre su verdadero comienzo’ como decía Ernst Bloch. La escatología cristiana se atiene a esta pauta cristológica en todas las dimensiones personales, históricas y cósmicas: en el final ¡el principio!».

¿Cuál debe ser nuestro propósito para estudiar escatología?

El propósito de la Escatología debe ser estudiar la glorificación de Dios en Su creación, esto desde luego incluye la salvación y la vida eterna de los hombres, la redención y la paz de la nueva creación.

Dicho de otra manera y poniéndolo en contexto de estudio del Plan Eterno de Dios, el estudio de la Escatología no debe despertar un interés morboso de nuestra parte por conocer el futuro y los acontecimientos finales del mundo, sino que, lejos de enfocarnos en el mundo que está destinado a pasar junto con sus deseos, el estudio de la Escatología cristiana nos debe llevar a centrarnos en Cristo, en el propósito y meta de la voluntad divina: la gloria del Dios Triuno a través del Señorío, Preeminencia y Centralidad del Hijo, Jesucristo.

Referencias:

  1. Hendricksen, William. LA BIBLIA EL MÁS ALLÁ Y EL FIN DEL MUNDO. Primera edición. Libros Desafío. Estados Unidos, 1984.
  2. Grau, José. ESCATOLOGÍA FINAL DE LOS TIEMPOS. Primera edición. Editorial CLIE, España.
  3. Hanegraaff, Hank. EL CÓDIGO APOCALIPSIS. Primera edición. Grupo Nelson. Estados Unidos, 2008.
  4. Berkkhoff, Lois. TEOLOGÍA SISTEMÁTICA. Primera edición. Libros Desafío. Estados Unidos, 1995.
  5. Moltmann, Jurgen. LA VENIDA DE DIOS, ESCATOLOGÍA CRISTIANA. Ediciones Sígueme. España, 2004.
Compartir
Escatología: ¿qué es? ¿cómo se clasifica? ¿cuál es su propósito?
Pastor David Salgado

Director de Semper Reformanda y Pastor Asociado a cargo de Ministerios de Familia de Iglesia Gracia Sobre Gracia

Ver más recursos de este autor: